Unos amigos de Bilbao, vinieron a vernos y estuvieron degustando los mejores centollos del Cantábrico, como siempre, aquí en la Zamorana! Nos lo pasamos muy bien y estamos esperando que vuelvan de nuevo! Da gusto!